Villares de Jadraque

villares30
Villares de Jadraque se asienta en la comarca de la Serranía de Guadalajara, bajo la falda sur de la Sierra del Alto Rey. Por su ladera discurren numerosos arroyos y chorreras que riegan el entorno de la localidad y que han horadado, con el paso de los siglos, profundos barrancos y fértiles valles.

Se trata de un pequeño pueblo cargado de historia, en cuyo término quedan aún minas de plata abandonadas, vestigios de lo que fuera una próspera industria ya explotada por los romanos.
Tras pertenecer al Común de la Villa y Tierra de Atienza, pasó a formar parte de la Villa de Jadraque. Durante el s.XV, ilustres personajes de la época como D.Gómez Carillo, cortesano del rey Juan II, el arzobispo D.Alfonso Carrillo de Acuña, y el Gran Cardenal D.Pedro González de Mendoza señorearon estos territorios.

En el s.XVI pasó a poder de los duques del Infantado, quienes lo mantuvieron hasta que se abolieron los señoríos en 1.812.

Su privilegiada situación, retirada de las principales vías de comunicación, ha mantenido a Villares a salvo de la afluencia masiva de viajeros provenientes de las grandes ciudades. Gracias a ello, este pueblo y sus gentes conservan la esencia y las tradiciones serranas, y ofrecen al visitante las enormes ventajas de un pequeño pueblo en el que puede disfrutarse de una gran tranquilidad en un entorno cargado de belleza y de contrastes.

Villares de Jadraque celebra las fiestas de:

  • Carnavales
  • Día de La Magdalena (Último Sábado de Abril)
  • Fiestas Patronales (último fin de semana de Agosto)

Patrimonio monumental

Iglesia Parroquial de Santa Librada

Esta iglesia románica data del s.XII, aunque hubo de ser reconstruida en el s.XVI. Consta de una sola nave a la que se adosa la sacristía, y su puerta en forma de arco es de fábrica de sillarejo, característica curiosa por ser muy poco frecuente en esta región. La iglesia presenta una hermosa espadaña orientada al poniente.

 

Ermita de La Magdalena

Esta pequeña ermita se ubica en la parte más alta de la localidad, desde donde se domina todo el casco urbano. Los habitantes de Villares, conocidos como serranos, acuden a esta ermita en Abril para celebrar la romería de La Magdalena.

15034933

Fuente de dos caños Plaza Mayor y Fuente Vieja

Esta bella fuente de 2 caños preside la Plaza de Don Andrés Llorente Llorente, nombrada así en honor al personaje que dotó al pueblo de agua potable en el año 1897. Sus agua cristalinas provienen de un manantial situado en la ladera de la montaña.

 

Antigua Fragua

Constituye un pequeño museo en el que podemos observar la maquinaria de la fragua y decenas de herramientas utilizadas antaño para fabricar las piezas de hierro usadas en los oficios ganaderos y agrícolas.

2012_02_18_02-Villares de Jadraque-03

Nuestro entorno natural

La singular ubicación de Villares, a los pies de la Sierra del Alto Rey, así como la escasa influencia que la mano del hombre ha ejercido sobre estos parajes, ha permitido que su entorno natural se mantenga en un magnífico estado de conservación.

Villares está regado por el río Bornova, que vierte sus aguas al Henares, y por el rio La Vega, menos caudaloso que el anterior, asó como por numerosos arroyos como el de la Casa, el Regatillo o el de la Ceja. Los limpios ríos y arroyos que surcan la localidad están poblados por una exuberante vegetación de ribera, dominada por fresnos y alisos, así como por valiosas especies de peces.

Los robledales y otros bosques que proliferan en el término de Villares resultan un excelente hábitat para la fauna, siendo abundantes las especies de caza mayor como el corzo o el jabalí. Pese a ser muy difíciles de observar, las huellas y excrementos dejan constancia de que otros muchos mamíferos, como son el zorro, la garduña o el gato montés, habitan aún estos montes en total tranquilidad.

Asimismo, la proximidad de la Sierra del Alto Rey posibilita la presencia de numerosas especies de aves, entre las que destacan por su vistosidad las grandes rapaces. Halcones peregrinos, águilas reales, buitres leonados o alimoches son fáciles de divisar mientras surcan estos parajes en busca de alimento.